12 agosto 2009

Oslo

Una primera visita por Oslo...

La capital noruega cuenta con medio millón de habitantes y es una ciudad abarcable que se puede recorrer a pie. El incendio que sufrió en 1624 la arrasó casi por completo y de hecho perdió hasta su nombre: el rey Christian IV la reconstruyó (prohibiendo utilizar la madera para construir las casas) y la rebautizó como Christania. Hasta 1925 la ciudad no recuperó su nombre original. Otra curiosidad, Oslo tiene la tradición de enviar cada año un árbol de Navidad a las ciudades de Washington, Londres, Roterdam, Amberes y Reikiavik.

Empezamos por la calle más conocida de la ciudad, la Karl Johan Gate:



Uno de los edificios de la Universidad

Al final de Karl Johan Gate, en la cima de una colina, está el palacio real

El Kongelige Slott (palacio real), se dice que es uno de los palacios menos ostentosos de Europa y sus jardines están abiertos al público


El Stortinget (parlamento), frente a la Eidsvolls plass

El teatro nacional

En uno de los extremos del puerto está Aker Brygge, que es la principal zona de ocio de la ciudad, con restaurantes, centros comerciales y ese tipo de cosas:



La fortaleza Akershus, construída en el siglo XIII

Vista del puerto desde la fortaleza Akershus

El puerto



En la zona del puerto está el Rådhus (ayuntamiento), un edificio con controversia que tardó nada menos que 20 años en construirse y el resultado es... bueno... no es el ayuntamiento de María Pita!


La sede de la entrega de los Premios Nobel de la Paz

El centro neurálgico de la ciudad, donde convergen todos los transportes públicos y se encuentra la estación central:




Esto son sólo algunas cosas, también hay otros sitios destacables como la catedral, la ópera, el Holmenkollen (que está cerrado por reformas hasta 2010)... y muchas cosas más que iremos publicando.

Aquí y aquí se pueden ver algunas fotos.

1 comentario:

Jose Antonio dijo...

Como puede ser un país donde el palacio real tiene los jardines abiertos al público general y nadie ha acabado con tan indeseable institución, en fin, así no hay manera.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails