23 junio 2009

Breendonk

La fortaleza de Breendonk se construyó en 1906 formando parte de una línea de defensa alrededor de la ciudad de Amberes. Inicialmente estaba semi-enterrada bajo cinco metros de tierra. Durante la Primera Guerra Mundial fue capturada tras ocho días de resistencia durante la invasión de Bélgica, del 1 al 9 de octubre de 1914 (se rindió después de que la propia ciudad de Amberes hubiese caído).

Daños tras los ataques sufridos durante la Primera Guerra Mundial (foto vía www.breendonk.be).

Breendonk hoy en día (foto vía Google Maps).

En el periodo de entre-guerras fue elegido como cuartel general del ejército belga. Durante la Segunda Guerra Mundial (en mayo 1940) se abandonó esta posición debido al avance del ejército alemán. El 20 de septiembre de 1940 la SS ocupó el fuerte y debido a que era obsoleto lo utilizó como "SS-Auffanglager" (prisión y campo de trabajo) bajo tutela de la SiPo-SD (policía política alemana, una rama de la Gestapo) y bajo el mando de Philipp Schmitt.

Philipp Schmitt rodeado de otros SS (foto vía www.breendonk.be).

Breendonk se convirtió en un campo de tránsito donde los prisioneros se quedaban unos tres meses antes de ser deportados a otros campos de concentración más importantes de Alemania, Polonia o Austria. Las condiciones de vida de este lugar diferían muy poco (o eran incluso peores) que las de los "auténticos" campos de concentración: los prisioneros eran sometidos a trabajos forzados (haciendo tareas sin sentido y sin ninguna utilidad como por ejemplo quitar millones de metros cúbicos de tierra que cubrían el fuerte). Su alimentación era escasísima y sus condiciones higiénicas y de vida lamentables. Además de las muertes por agotamiento, las ejecuciones eran corrientes aquí.

Prisioneros quitando la tierra que recubría la mayor parte del fuerte (foto vía www.breendonk.be).

Breendonk en la década de 1940 (foto vía www.breendonk.be).

Inicialmente el campo estaba bajo la tutela de la SS alemana y un destacamento de la Wehrmacht, pero a partir de septiembre 1941 fueron sustituidos por miembros de una división SS flamenca (división Langemarck), cuyo trato hacia sus compatriotas fue incluso peor y más cruel.


Philipp Schmitt fue la última persona sentenciada a pena de muerte y ejecutada en Bélgica. Entre 3500 y 4000 prisioneros pasaron por este campo de los cuales sólo el 10% sobrevivió. El 19 de agosto de 1947 este lugar se declaró Memorial Nacional.



Entrada principal del fuerte

Torre de vigilancia

Entrada secundaria del fuerte

Exterior del fuerte


Hice la visita en un momento del día en que había muy poca gente y durante la mayor parte del tiempo estuve solo. Fue una sensación muy extraña caminar por estas largas galerías sin ver prácticamente a nadie y oyendo solamente el sonido de mis propios pasos. Es un sitio muy lúgubre.


Las explicaciones son abundantes y se hacen a través de un audioguía. También hay algunas pantallas de vídeo donde se pueden ver testimonios de antiguos prisioneros. Las primeras salas que se pueden ver son las cocinas y el comedor de los SS:


Más hacia el interior del fuerte están los dormitorios. Cada uno tiene una pequeña estufa en el centro y unas patéticas camas de madera con unos sacos rellenos de paja a modo de colchón. También hay unas pequeñas alacenas desvencijadas donde los prisioneros guardaban sus escasas pertenencias. Unos 48 presos se hacinaban en cada dormitorio.


Uno no puede dejar de pensar acerca de la facilidad que tienen algunos individuos para convertirse en verdugos en el contexto adecuado. Como el caso muy llamativo del preso comunista Valère de Vos que fue kapo del dormitorio 10 e hizo pasar por un auténtico calvario a sus ocupantes (conocido como "el Breendonk dentro de Breendonk").


"Die unterbringung der lagerinsassen in den kasematten des forts ist eng, aber nicht erträglich"
que puede traducirse como "el alojamiento de los presos en los dormitorios de la fortaleza es estrecho, pero soportable", que fue lo que concluyó una inspección externa de las instalaciones.

El patio donde se hacían los recuentos y a donde llegaban los nuevos prisioneros

Los baños

Las duchas

Las tétricas salas de castigo, con esas salas minúsculas en las que los prisioneros eran obligados a permanecer de pie en el centro de su habitáculo durante todo el dia.


Pero lo más estremecedor es la sala de tortura. Al final de un pasillo estrecho y curvo se encuentra una pequeña sala -sin puertas para que los gritos pudieran oirse- con muy pocos objetos y un inquietante surco en el suelo que acaba en un desagüe.

A estas alturas de la visita es imposible no sentir angustia.

Lugar de las ejecuciones

Al final de la visita hay unas salas con mapas explicando la situación de los campos de concentración y de exterminio en Europa. También se exponen varios objetos pertenecientes a los presos. Al final de todo hay una sala dedicada a los juicios.

Este tipo de lugar asusta y hace pensar. Salir fuera es un auténtico alivio.


Vagón que sirvió al transporte de prisioneros hacia los campos de concentración

Aquí se puede leer un detallado y agobiante artículo sobre la visita (muy recomendable). Aquí se pueden ver muchas fotos del fuerte. Aquí está la página oficial. Aquí también hay fotos (página en neerlandés). Aquí está la página de la wikipedia (en inglés). Aquí se pueden ver algunas imágenes y explicaciones (en inglés). Aquí se puede ver el libro "Le Fort de Breendonk" (en francés) con algunas de las escasísimas fotografías de época que existen. Los campos de concentración nazis, aquí. El Holocausto y la "Solución final", aquí y aquí.

1 comentario:

Jose Antonio dijo...

Dios mio!!! Yo no entraba en esto sitios no me que pagaseis bastante por hacerlo. Desde luego que no. Muy buena una de las primera fotos sobre una alambrada circular, estéticamente, no por el motivo claro. Seguro que a Aga se le va a revolver un poco la barriga viendo este post.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails