14 febrero 2007

Paseos por La Coruña

Un post interesante que describe un paseo diferente por La Coruña.

Lugares a descubrir: un paseo ligeramente diferente por A Coruña

Hoy vamos a darnos una vuelta por una de las partes más bonitas de A Coruña, y tal vez una de las más desconocidas de la ciudad: el Monte de San Pedro y sus alrededores.

Para ello saldremos del espigón que separa las playas de Orzán y Riazor, caminando en dirección al estadio, con lo que estaremos bordeando la segunda de las playas. Las vistas desde aquí de la bahía de Orzán, divisando a lo lejos la espectacular fachada de la Domus (o Casa del Hombre) y el color turquesa del mar han enamorado a artistas de la talla de Picasso (si bien él se perdió la Domus, obviamente).

Seguimos caminando por el paseo siempre siguiendo la costa hasta llegar al obelisco Millenium, que viene siendo un obelisco indescriptiblemente feo y que costó una pasta obscena y nadie tiene una idea clara de qué se pretendía con él.

Da igual, continuemos con nuestro recorrido: lo siguiente será el elevador del monte de San Pedro, que si se cumplen las predicciones (esta vez, quiero decir) se pondrá en marcha a finales de febrero o principios de marzo, siendo gratuita su utilización hasta el verano (luego espero que no sea un clavo). Vamos a suponer que ya está en marcha y subámonos en él: nos regalará una vista impresionante de la bahía de Orzán, viendo la Domus, el Aquarium Finisterrae y la Torre de Hércules mientras ascendemos. Cuando lleguemos arriba podremos divisar toda la ciudad, desde la Torre hasta el parque de Bens, nuestro destino.

El Parque de San Pedro se ubica en lo que antes era un acuartelamiento del ejército, dónde estaban dos baterías antibuque que guardaban el litoral coruñés, con un alcance de unos 35 kms. Las vistas desde aquí, del mar, de la costa coruñesa, de las Illas de San Pedro, de la ciudad... son sencillamente espectaculares.

Bajemos nuevamente por el ascensor (bueno, esto va a depender de lo que pretendan hacer con él y de lo que pretendan cobrar), o por un camino que desciende por la ladera en dirección al Pabellón Polideportivo de la zona, regresaremos al Paseo Marítimo, en una ruta que sigue la costa bordeando el Monte de San Pedro. En los laterales del camino veremos algunas indicaciones acerca de una duna y una playa fósil, así como una descripción de cómo era toda la zona en los tiempos en que se formaron..

Todo el paseo es bastante agradable, con hermosas vistas del mar y de las Illas de San Pedro, y a medida que cubrimos distancia empezamos a ver a lo lejos el Parque de Bens, lo que antes era el tristemente famoso Vertedero de O Portiño, que al desplomarse sepultó a varias personas (jamás encontradas), un par de casas y todo un modelo de gestión de residuos: Coruña pasó de ser una de las ciudades menos escrupulosas en este tema para pasar a ser un modelo a seguir.

Antes de llegar veremos el pequeño puerto (portiño, en gallego, de ahí el nombre) de San Pedro de Visma, dónde hay un club de mar y pequeñas embarcaciones para faenar en la zona costera.

El Parque de Bens tiene un acceso un poco más arriba del final del Paseo Marítimo, en la bajada al puerto. Es una cuesta pronunciada, pero merece la pena cubrirla para llegar al parque más extenso de la ciudad, que también tiene unas excelentes vistas de la costa, de la ciudad... y de la refinería de Meicende (cosas que pasan).

Dentro del parque hay un pequeño circuito deportivo y hasta una zona para que quien quiera hacer mountain bike pueda probarse. También hay enormes extensiones de césped que invitan a tirarse sobre él y se conserva el primero de los buques de la Cruz Roja del Mar, junto con una pequeña descripción de su historia.

Realmente parece una visita un tanto sosa, pero insisto en que lo realmente valioso no son las cosas a visitar, sino las vistas de las que se disfrutan, que son sin duda las más bellas de la ciudad. Un paseo largo y relajado para esos días de estrés.


Un post interesante pero me gustaría entender algún día por qué a tanta gente se le cruza el obelisco... Cada uno tiene sus gustos pero me parece exagerado lo de "... al obelisco Millenium, que viene siendo un obelisco indescriptiblemente feo y que costó una pasta obscena y nadie tiene una idea clara de qué se pretendía con él".

No discuto que costara una pasta gansa (probablemente costó dos pastas gansas), y probablemente no valga lo que costó (como casi nada). No discuto que posiblemente nadie tuviera claro lo que se pretendía con él: para ver edificantes ejemplos de arte incomprensible tanto en el fondo como en la forma podríamos hablar de la "preciosa" señal/veleta/engendro pájaro-pez mutante y multicolor en la entrada del Aquarium que me recuerda sospechosamente muchas "obras de arte" (ejem) que se pueden "admirar" aquí en Barcelona... Ese rollito pseudo-moderno-colorista-simbolista-que-te-partes podría tener alguna cualidad destacable si fuese barato, pero seguro que ni eso.

Que es inútil, sí, como todos los obeliscos. Pero feo... por qué? No me parece ni especialmente feo ni cantoso, ni que desentone con su entorno. Es un obelisco de vidrio color verde oscuro de planta triangular. De noche se ilulmina y queda bien desde el paseo. Qué es eso que lo hace tan "indescriptiblemente feo"? Alguien podrá explicármelo algún día?

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails